Los cuentos de la princesa Malva

Hace un tiempito, Tanya Tynjala me envió su último libro de cuentos desde la fría Finlandia, Los cuentos de la princesa Malva, que devoré con delicia en cada combi, taxi, micro y bus interprovincial que me regalaba unos minutos de tiempo libre y un poco de luz.

A la manera de los grandes cuentistas del pasado, Tanya elabora un pretexto para que todas las narraciones estén encadenadas. Si el rey Shariar y Sherezada son la justificación para desatar la oceánica fantasía de Las mil y una noches, en el libro de Tanya es la imaginería del personaje, la princesa Malva, la que construye las historias mediante sueños que debe develar para recuperar la salud.

Y son cuatro historias hermosas, donde magia y hechizos y personajes legendarios movilizan la imaginación del lector a la manera de los clásicos del cuento infantil.

Sin el lastre del didactismo que ha hundido la literatura infantil peruana, Los cuentos de la princesa Malva son pura y hermosa literatura.

Por eso cuando Jossy Paola, mi hija de 9 años, terminó de leer el libro, lanzó un suspiro, de esos que valen más que reseñas y comentarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s